Los estudiantes exitosos tienen buenos hábitos de estudio. Ellos aplican estos hábitos a todas sus clases. Lea acerca de cada hábito de estudio. Ellos aplican todos estos hábitos a todas sus lecciones. Lea sobre cada hábito de estudio. Trabaje para desarrollar cualquier hábito de estudio que no tenga.
 
Los Estudiantes Exitosos:
 
Tratan de no estudiar demasiado cada vez. Si usted trata de estudiar demasiado cada vez, se cansará y su estudio no será muy efectivo. Distribuya el trabajo que tiene que hacer en periodos cortos. Si toma descansos breves, podrá restaurar su energía mental.
 
Planifican horarios específicos para el estudio. El tiempo de estudio es cualquier tiempo en el que usted haga algo relacionado con trabajo escolar. Puede ser completar lecturas asignadas, trabajar en una asignación o proyecto, o estudiar para un examen. Programe horarios específicos a lo largo de la semana para su tiempo de estudio.
 
Tratan de estudiar a las mismas horas cada día. Si estudia a las mismas horas cada día, establecerá una rutina que se transforma en una parte habitual de su vida, como comer o dormir. Cuando llegue la hora programada de estudio del día, usted estará mentalmente preparado para empezar a estudiar.
 
Se fijan metas específicas para sus horarios de estudioLas metas le ayudan a mantenerse enfocado y controlar su progreso. Simplemente sentarse a estudiar tiene poco valor. Deberá tener muy claro lo que desea lograr durante sus horarios de estudio.
 
Empiezan a estudiar en los horarios programados. Puede que usted retrase su hora de inicio de estudio porque no le gusta una asignación o piensa que es muy difícil. El retraso en iniciar el estudio se llama "dejar las cosas para más tarde." Si deja las cosas para más tarde por cualquier razón, encontrará que es difícil terminar las cosas cuando necesite hacerlo. Puede tener que apurarse para compensar por el tiempo que perdió al inicio, lo cual puede traer como resultado trabajo negligente y errores.
 
Trabajan de primero en la asignación que encuentran más difícil. Su asignación más difícil va a requerir de su mayor esfuerzo. Inicie con la asignación más difícil puesto que es cuando usted tiene mucha más energía mental.
 
Repasan sus notas antes de comenzar una asignación. El repasar sus notas le puede ayudar a asegurarse de que está llevando a cabo correctamente la asignación. Además, sus notas pueden incluir información que le puede ayudar a completar la asignación.
 
Les dicen a sus amigos que no los llamen durante sus horas de estudio. Pueden ocurrir dos problemas de estudio si sus amigos llaman durante sus horas de estudio. Primero, interrumpen su trabajo. Y no es tan fácil retomar el hilo de lo que se estaba haciendo. Segundo, sus amigos pueden hablar de cosas que lo pueden distraer de lo que necesita hacer. Una idea sencilla - apague su celular durante sus horas de estudio.
 
Llaman a otro estudiante cuando tienen dificultad con una asignación. Este es un caso donde "dos cabezas piensan mejor que una".
 
Repasan su trabajo escolar el fin de semana. Sí, los fines de semana deberían ser un tiempo para divertirse. Pero también hay tiempo para repasar algo. Esto le ayudará a estar listo a iniciar el lunes por la mañana, cuando empiece otra semana escolar.
 
Estos diez hábitos de estudio pueden ayudarle con su educación. Asegúrese de que sean sus hábitos de estudio.
 
Fuente: Haw to study.
 

 
Por Alejandra Villamediana / Lenguaje Corporal.
 
La rutina diaria no sólo es capaz de robarte la motivación y afectar tu productividad; tu salud también se ve comprometida, y si hablamos específicamente de tu cerebro, mantenerlo en forma va más allá de usar una app en tu teléfono o resolver un sudoku. Pero si de por sí tienes tu agenda llena día tras día, ¿Cómo puedes hacer un espacio para tu mente?
 
Aquí tienes 3 ideas prácticas para mantener tu cerebro sano y en forma: 
 
Aprende a ser (verdaderamente) multitarea. 
No es difícil imaginar que en cualquier momento puedas hacer fácilmente una lista de 10 cosas “por hacer”, desde las críticas y urgentes hasta las importantes o previsivas; pero lo verdaderamente importante es que seas capaz de enfocar tu mente en una sola categoría a la vez. 
 
Por ejemplo, al momento de escribir un artículo, en mi mente tratan de figurar a la vez los roles de escritor, editor ortográfico y editor de estilo; es imposible que el primero pueda tener fluidez si el segundo lo interrumpe cada tres o cuatro palabras, o que el tercero cumpla su labor si el primero se ofende al eliminar frases o párrafos enteros. 
 
Mantén una lista de “Qué hacer”, tan detallada como sea posible y luego serena tu mente para reposar en una sola tarea a la vez. No suena como un ejercicio, pero sí lo es (y muy difícil, en ocasiones). Trata de mantener cada “rol” por al menos 15 minutos, y semana a semana ve aumentando este límite. Notarás que logras hacer más con menos esfuerzo a la vuelta de un mes. 
 
Acostúmbrate a enseñar lo que sabes. Ser capaz de explicar algo en público requiere no sólo que lo hayas investigado y digerido a fondo, sino tener la capacidad de identificar los puntos claves, darles un orden lógico y exponerlos con analogías relevantes; no en vano el dicho dice que no aprendemos algo hasta que no somos capaces de explicárselo a un niño de 5 años. La mejor forma de aprender algo, es intentar enseñarlo. 
 
Al menos una vez cada semana, y durante 30 minutos, da una clase sobre tu área de trabajo o experiencia; no necesariamente te ganarás la vida haciéndolo, pero será un excelente ejercicio para mantener tus ideas frescas. Es necesario que sea al menos frente a 10 personas, de tal manera que puedas obtener suficiente retroalimentación (y si es tu caso, ir desprendiéndote del miedo escénico). 
 
Prueba a hacerlo en tu lugar de trabajo, para tus colegas: ¿Qué sabes tú que puedas enseñarles, 30 minutos a la semana? Recuerda que también puede ser una excelente forma de crear un canal de Youtube. 
 
No olvides caminar. Desde Immanuel Kant hasta Beethoven, es prácticamente una regla establecida que la inspiración para nuevas ideas o soluciones a problemas complejos llegan en los momentos en los que dejamos libre nuestra mente después de horas de estrujarla buscando la solución. En este caso, una caminata de 20 minutos en horas de la tarde, solo un día a la semana, servirá para despejarte y poner en funcionamiento áreas do tu cerebro que no se comprometen mientras estás sentado en la oficina. 
 
Recuerda que no es una caminata para ejercitarte, sino para despejar la mente (aunque sigas buscando la tan anhelada solución). Déjala divagar tanto como quiera, y trata al mismo tiempo de disfrutar del camino, ya sea naturaleza o concreto, olor a lluvia o a paisaje urbano.
 

 
Siempre hablamos de que hay que hacer dieta equilibrada y ejercicio para conseguir un peso ideal. La teoría en general nos la sabemos todas. Sin embargo, en muchas ocasiones nos fallan los detalles, por lo que acabamos cogiendo peso sin saberlo, o estancándonos en un peso determinado del que no bajamos aunque seamos asiduas a las clases del gimnasio.
 
Es por estos pequeños detalles, que a veces no tenemos en cuenta, por lo que no logramos ese peso. Hay muchas ideas que pueden ayudarnos a mantener el peso o a bajar esos pocos kilos que quedan. Toma nota:
 
Lo mejor es dividir las comidas en cinco ingestas cada día. Es mejor que sepamos de antemano el menú que vamos a tomar, para no ir picando a diestro y siniestro entre horas. Nos remitiremos a esas comidas, y si tenemos hambre siempre tendremos tentempiés sanos bien a la vista, como yogures desnatados o manzanas.
 
No iremos nunca a comprar al supermercado con hambre. Aunque parezca una tontería, tendemos a comprar alimentos calóricos, debido a esa necesidad de comer, y nos dejamos llevar por las tentaciones. Siempre hay que ir con una lista de la compra, y no dejarse llevar por esas delicias que se encuentran en el supermercado. Si no las tenemos en casa, nos será mucho más fácil resistir la tentación cuando nos apetezca atiborrarnos.
 
Si vamos a ir a un restaurante, es mejor pedir siempre ensalada de entrante o acompañamiento, ya que llena pero tiene pocas calorías. También podemos decantarnos por proteínas, como los pescados. Es mejor evitar los hidratos y los fritos, ya que suelen llevar mucha grasa, sal y por lo tanto calorías que tendremos que quemar en el gimnasio.
 
Beber agua es fundamental, y también puedes beber infusiones y jugos naturales. En muchas ocasiones, cuando parece que tenemos hambre, esta sensación se sacia bebiendo.
 
Fuente: Nosotras.com
 

 
A muchos hombres les resulta difícil acercarse a hablarle a una chica que les pareció atractiva en un pub o discoteque, porque temen ser rechazados o quedar como “estúpidos”.
 
A continuación te presentamos un listado recopilado por la revista masculina Men’s Health, con algunas frases que supuestamente funcionan para conocer chicas, según los expertos.
 
1. “Lo siento, ¿me estabas hablando?” (No.) “Entonces por favor empieza a hacerlo”.
 
Según la socióloga y doctora en psicología, Pepper Schwartz, esta frase le da entender que quieres hablar con ella y no sólo llevarla a tu cama. Además, también muestra tu sentido del humor.
 
Es recomendable esperar que la chica responda y que se de una pausa, de lo contrario, ella podría molestarse porque la interrumpiste y no tendrá el mejor ánimo de hablarte.
 
2. “Hola, estoy haciendo un estudio de las peores frases de conquista. Así que cuál crees que es: ‘¿Vienes aquí muy seguido?’, ‘¿Cuál es tu signo?’ u ‘Hola, estoy haciendo un estudio de lo que la gente piensa son las peores frases de conquista’?”
 
Esta broma no sólo es graciosa, además muestra que eres capaz de reírte de ti mismo, dice Schwartz.
 
Por otro lado, la terapeuta de parejas Lisa Thomas, señala que es probable que la chica se sienta más cómoda porque no ejerciste presión sobre ella, y hasta la hagas sonreír.
 
3. “Te apuesto 10 mil pesos a que me vas a rechazar”.
 
“La mayoría de los chicos sobrestiman el interés de las mujeres en ellos, lo que puede ser desagradable para las mujeres”, señala la experta en relaciones y doctora en psicología, Wendy Walsh.
 
La especialista cree que un poco de auto-desprecio puede en realidad ser tierno y con los pies en la tierra. Y puede que la chica lo valore.
 
4. “¿Qué se siente ser la chica más hermosa aquí?”.
 
Walsh dice que con esta frase le haces saber que la escogiste por sobre cualquier otra chica en el lugar, lo que puede hacerla sentir halagada.
 
Tammy Nelson, doctor en psicología y autor de varios libros sobre relaciones, además indica que una mujer nunca se cansa de que le digan que es hermosa. Eso sí, advierte no usar sinónimos como “sexy” o “rica”, porque son vulgares y dan la impresión equivocada.
 
5. “Además de ser hermosa, ¿qué haces para ganarte la vida?”.
 
Thomas dice que este “piropo” es simpático, tiene algo de humor y muestra un interés general en ella y su vida. Además, complementa Schwartz, solicita una respuesta real a partir de la cual se puede establecer una conversación.
 
Fuente: Entérate.

 
A pesar de lo que pudiera parecer, la sandía es un alimento denso en nutrientes, que nos proporciona una gran cantidad de vitaminas, minerales y antioxidantes por una baja cantidad de calorías. Con la llegada del verano, la sandía se convierte en un indispensable aliado gracias a su sabor dulce y a que es una de las frutas más refrescantes que existen. No en vano, está compuesta en un 92% de agua y nos beneficia en todos estos campos:
 
Prevención del asma: Los riesgos para el desarrollo de asma son más bajos en las personas que consumen una gran cantidad de ciertos nutrientes. Uno de estos nutrientes es la vitamina C, que se encuentra en muchas frutas y verduras, incluyendo la sandía.
 
Presión arterial: Los suplementos de extracto de sandía reducen la presión arterial en el tobillo, la presión arterial braquial en adultos de mediana edad con obesidad con prehipertensión o hipertensión en fase 1.
 
Cáncer: Como una fuente excelente de antioxidantes de vitamina C y de otro tipo, la sandía puede ayudar a combatir la formación de radicales libres que pueden producir cáncer.
 
Digestión y regularidad: La sandía, debido a su alto contenido de agua y fibra, ayuda a prevenir el estreñimiento y promueve la regularidad de un sistema digestivo saludable.
 
Hidratación: Al estar compuesto en un 92% de agua y lleno de electrolitos importantes, la sandía es un gran aliado para tener a mano durante los meses calurosos meses para evitar la deshidratación.
 
Dolor muscular: La sandía y el zumo de sandía han demostrado servir para reducir el dolor muscular y mejorar el tiempo de recuperación de los atletas, después del ejercicio.
 
Piel: La sandía también es ideal para la piel, ya que contiene vitamina A, un nutriente necesario para la producción de sebo que mantiene el cabello hidratado. La vitamina A también es necesaria para el crecimiento de todos los tejidos corporales, incluyendo la piel y el cabello.
 
Fuente: Muy Interesante.