Es muy importante tener una estrategia, establecer metas y definir objetivos en tu vida para las cosas que hagas tengan éxito. Hasta el momento, no creo que como individuos recordemos en nuestras vidas un año donde no hayamos tenido algún obstáculo donde a pesar del esfuerzo o trabajo duro los resultados parecen no ser suficientes. Las corrientes de la vida van y vienen y nuestros planes y metas son llevados de un punto a otro dejando que nuestros planes escapen de nuestras manos, pero nuestro futuro no puede ir a la deriva siempre. 
 
Esto tiene que dejar de pasar, por lo cual es importante tener una estrategia, establecer metas y definir objetivos en nuestra vida. Si este paso se lleva a la práctica, en todas las cosas que hagamos tendrán éxito.
 
Desafortunadamente esto es una cadena que no tiene fin y aquí surge la pregunta ¿porque hemos llegado a esto? Casualmente somos lo que pensamos y hacemos de nuestros pensamientos un estilo de vida, lo que, aunado a una mala formación mental, autocrítica y filosófica de nuestro ser que ha dependido en gran manera de la educación que recibimos en nuestras escuelas, aprendemos a trabajar como más o menos podemos ir tirando. Por esta causa, dejamos a un lado un punto bastante importante el cual nos puede brindar una llave para abrir puertas al futuro exitoso como es la planeación estratégica, herramienta de gran apoyo y funcionalidad. Dicha herramienta nos brinda la forma de alcanzar un mayor y mejor rendimiento en cada actividad que realizamos, obteniendo una panorámica de 360 grados que nos permite ver el entorno que nos rodea.
 
En los planes que ponemos en marcha en nuestro diario vivir, si tomamos la planeación estratégica como algo fundamental, obtendríamos grandes beneficios en solo 5 sencillos pasos.
 
1. Primero necesitamos preguntar ¿cómo? ¿qué? ¿cuándo? y ¿cuánto?, lo cual nos permitirá tener un análisis de nuestro entorno mucho más amplio y nos brindará la facultad de tener una visión más amplia sobre las posibles cosas que tenemos a la mano y de lo que carecemos. En pocas palabras: hacer un auto diagnóstico y obtener una radiografía de nuestra forma de vida hasta este punto de nuestra existencia.
 
2. Una vez vistos estos aspectos ya sabremos que tácticas y medios trazar, lo que nos ayudará o nos hará más fácil buscar la forma de alcanzar los resultados y metas que se nos presenten en la vida cotidiana, así mismo como buscar y mejorar estrategias que nos permitan cumplir con nuestros deseos de alcanzar el éxito.
 
3. Para alcanzar esto, es importante plasmar nuestras estrategias, planes e ideas en un documento que facilitara la información ya plasmada requerida y de esta forma obtendremos una visión más clara y especifica de lo que buscamos y del cómo lo haremos, para alcanzar el futuro deseado.
 
4. Una vez aclarados los puntos anteriores se necesita continuar con la ejecución de los mismos y darnos cuenta qué mejoras hemos alcanzado. Debemos analizar si el ¿Qué?, ¿Cómo?, ¿Cuándo? y ¿Cuánto? han sido respondidos y a qué escala o magnitud ha llegado nuestro resultado. También es importante realizar un seguimiento, no confiarse, dejando morir lo ya planeado y los métodos usados que tanto esmero buscamos.
 
5. Este mecanismo te brinda la oportunidad de conocerte a través de la planeación estratégica dándote las armas para saber cómo mejorar, como planear tú futuro y como desechar ese paradigma de dejar todo al azar, permitiendo nutrirte con una retroalimentación de todo lo ya elaborado y buscando las formas de cómo mejorar y hacer mejor las cosas.
 
En fin, la planeación estratégica viene siendo aquello que te dará las llaves del éxito al futuro, y queda de nosotros la decisión de tomar herramientas tan valiosas como estas o dejar pasar todo por desapercibido.
 
Fuente: Rendimiento personal.
 

 
Los rápidos avances tecnológicos y científicos que alteran todos los aspectos de nuestras vidas están transformado el mundo. Conozca cómo este desarrollo multilateral puede afectar nuestra realidad para el año 2025.
 
 
Nueva 'raza' de humanos. Para el año 2025 seremos testigos de la aparición de una nueva 'raza' de humanos concuerpos 'hackeados', según uno de los posibles escenarios para el futuro que vaticina el periódico 'Mirror'. La evolución de la impresión 4D —cuando los objetos se fabrican a sí mismos— permitiría la producción de partes del cuerpo que podrían automontarse y adoptar la forma y las propiedades necesarias, lo que ampliaría los límites vitales del ser humano a medida que envejece.
 
Soberanía nacional. El mapa del mundo podría cambiar bajo el impulso de las fuerzas económicas: en 2025 podremos ver hasta 25 casos en los que pequeños países 'en riesgo' se fusionan con naciones con una mayor fuerza económica para atraer la inversión necesaria y cubrir las necesidades de su población y competir en una era de hiperconexión.
 
 
Gigantes económicos. La mayoría de las grandes compañías que cotizarán en bolsa en 2025 ni siquiera existen a finales de 2014. Se trata de las llamadas 'empresas exponenciales', que logran rápidas tasas de crecimiento mediante el uso de la ciencia y la tecnología para destruir las viejas industrias y crear otras nuevas.
 
Es posible que aparezcan muchos jugadores del mercado en sectores como la construcción de vehículos autónomos, impresión 3D y 4D, la genética y aplicaciones y servicios basados en línea que actualmente ni siquiera podemos imaginar.
 
 
Servicios financieros. El paisaje de los servicios financieros experimentará grandes transformaciones por el efecto de una ola de nuevas plataformas comunitarias para efectuar un gran número de operaciones financieras sin agentes. Además, los mercados de valores públicos pueden ser sustituidos por plataformas en línea más eficientes, y el uso de monedas digitales como el bitcóin puede propiciar la aparición de un único sistema monetario mundial.
 
Copia digital del cerebro. Tres grandes proyectos en Europa, EE.UU. y China ya están investigando cómo el cerebro humano almacena la información y los recuerdos. En 2025, podríamos crear copias de seguridad de la memoria humana y almacenar los datos en una nube en línea a través de un proveedor de servicios, de la misma manera que actualmente lo hacemos con los archivos de nuestros ordenadores y dispositivos móviles.
 
 
Mayor inmersión. Los avances tecnológicos darán lugar a nuevas experiencias de ocio inmersivas. Por ejemplo, será posible convertirse en un soldado de la Antigua Roma o correr los 100 metros en los Juegos Olímpicos. Las funciones de los demás participantes en estas simulaciones de eventos serán realizadas por robots.
Realidad mixta. Las fronteras entre el mundo virtual y el físico habrán casi desaparecido en 2025. El desarrollo de la realidad virtual puede avanzar hasta tal punto que podremos estimular nuestros sentidos a través de Internet y de nuestros dispositivos. Por ejemplo, al reservar un hotel podremos saborear la comida del restaurante, oler los productos de baño y sentir en nuestra propia piel si las sábanas son suaves.
 
Robótica. En 2025 los robots estarán presentes en todos los aspectos de la vida humana para realizar funciones en campos tan diversos como la enfermería, la cirugía compleja, la defensa y seguridad, la construcción, el comercio y los servicios de hotel. Además, el desarrollo de la robótica y la inteligencia artificial contribuirán a la salida al mercado de los vehículos sin conductor.
 
Internet en la vida. En la próxima década la mayoría de los objetos que nos rodean —desde los 'smartphones' hasta las farolas de las calles y los vehículos privados— estarán conectados entre sí a través de un vasto 'Internet total'. Esto tendrá un impacto en todos los aspectos de nuestras vidas: podría transformar, por ejemplo, el sistema judicial.
Las pruebas para un caso judicial incluirían también los datos tomados por las cámaras y micrófonos que llevaremos en el cuerpo, así como por los sensores incorporados en los objetos cotidianos, como ropa, muebles e incluso nuestras tazas del café, concluye el rotativo.
 
Fuente: Actualidad RT.
 
 

 
La cebolla da un toque especial a la comida, sin embargo, a la hora de cortarla puede hacer llorar hasta al más fuerte.
 
Eso sí, nunca faltan los consejos de las expertas para evitar el lagrimeo, aunque las verdaderas soluciones llegan cuando se conoce el origen del problema entonces ¿cómo logra la cebolla hacernos llorar?
 
Resulta que la cebolla posee una enzima llamada alinasa, la cual entra en reacción cuando cortamos la cebolla. Es entonces cuando se mezcla con particular inodoras dando paso a la formación de propanotial. Este el último entra en contacto con el agua que hay en nuestro ojo provocando irritación ocular y la conocida lloradera.
 
Además, la cebolla también produce ácido sulfúrico que contribuye a dañar la membrana conjuntiva.
 
Pero si se moja la cebolla antes de cortarla el propanotial se disolverá y evitaremos tanto sufrir.
 
Fuente: Planeta curioso.