Lo dice Bastenier:
 
Yo jamás publicaría las viñetas de Charlie Hebdo
 
“Se puede hacer sátira de cualquier religión con elegancia”, afirma Miguel Ángel Bastenier, periodista y experto en temas de ética. “Pero que se entienda  bien lo que digo: la libertad de expresión amparaba a Charlie Hebdo y ese es un bien supremo, aunque no siempre sepamos darle la mejor aplicación”.
 
El analista defiende el derecho a las libertades de expresión y de prensa de la revista que fue víctima de un atentado terrorista en París, con saldo de 12 personas asesinadas, entre ellas el director. Miguel Ángel Bastenier Martínez, editorialista y columnista de EL PAÍS. Miguel Ángel Bastenier Martínez, editorialista y columnista de EL PAÍS.
 
Bastenier fue entrevistado para el sitio Ética Segura de la Fundación para el Nuevo Periodismo Latinoamericano Gabriel García Márquez.
 
Se trató de “un ataque a Occidente en uno de sus grandes centros intelectuales como París, y no por casualidad tomando como objetivo el ejercicio de la libertad de expresión”, señala.
 
“Pero no olvidemos que en lo formal , y es importante, es también una represalia que consideran los agresores justificada por los insultos, las blasfemias y la burla inmisericorde de una religión, por otra parte, perfectamente respetable. Porque el Islam no comete asesinatos, son personas que se reclaman de esa religión las que los cometen”.
 
El siguiente es un extracto de la entrevista:
 
- Nada justifica un acto terrorista, pero ¿hasta que punto puede considerarse que las caricaturas de Charlie fueron una provocación a grupos extremistas?
 
- No acepto, como justificante, la idea de la provocación porque, guste o no, el oficio de Charlie Hebdo es la sátira, que está plenamente cubierta por el derecho a la libertad de expresión; ahora, bien sacar a Mahoma en pelotas y, peor aún, decir que ‘el Corán es la mierda’ es una muestra de un mal gusto sin límites, una expresión tan soez como injusta y el que crea que eso es buen periodismo en mi opinión se equivoca gravemente.
 
“Yo jamás publicaría en mi periódico esas viñetas, salvo ahora, a toro pasado como prueba documental de la historia, lo que no es lo mismo que hacerlo para ofender o criticar. Pero, repito, está permitido todo lo que no esté sancionado en el ordenamiento jurídico de un país democrático y Francia lo es. Una cosa es no querer publicar y otra muy distinta que esté prohibido”.
 
- ¿Cuáles la función de la sátira en conflictos complejos como el que se vive entre el Islam y el mundo occidental?
 
- Los límites legales, ya lo he dicho, están en el ordenamiento jurídico. En cuanto a la moral y las buenas costumbres cada publicación ha de decidir y fijar sus propios límites. Yo opino que ofender deliberadamente, insultar, hacer escarnio de personas e instituciones sin las pruebas de que lo que se dice tiene no justificación alguna, me parece fuera de lugar. E insisto, el Islam no ha matado a nadie, han sido los que dicen representarlo. Si Mahoma estuviera hoy en alguna parte lamentaría el atentado. Como dijo sabiamente el imán de París ‘a las viñetas se responde con viñetas, no a tiros’”.
 
Fuente: Ética Segura.