¿Sabes que mirar algunas fotos aumenta tu productividad?

Un estudio realizado en la Universidad de Hiroshima, en Japón, en el cual participaron 3 grupos de estudiantes, ofrece resultados que ayudan a aumentar tu productividad laboral. Aquí ofrecemos detalles. 


¿Por qué está costando tanto controlar la propagación del ébola?

El peor de los brotes que precedieron al actual ocurrió en la República Democrática del Congo en 1976. En esa ocasión perdieron la vida 280 individuos. Pero este último, que se inició en Liberia, Guinea y Sierra Leona, ha sido comparado en gravedad por importantes expertos con la emergencia sanitaria declarada por el VIH/sida. Aquí te explicamos por qué.

¿Sabes lo que ocurre con la inteligencia de los fans del reggaetón? 

Un estudio ha establecido una relación directa entre los gustos musicales y la inteligencia de los adolescentes. Aquí te ofrecemos los detalles.


¿Has visto extrañas manchas flotando en tu ojo?


Diez prohibiciones insólitas
 
Desde no poder masticar chicle a menos que tengas una licencia médica, hasta no poder usar tu smartphone por ser considerado un aparato inmoral. Aquí te explicamos algunas de las insólitas restricciones que imponen los gobiernos de diferentes países.
 
 
 
 
 

5 inventos de la I Guerra Mundial
 
La I Guerra Mundial trajo consigo muchos inventos pero algunos no nacieron precisamente como necesidad dentro del conflicto bélico aunque si tomaron realce durante ese tiempo.cremalleras
 
1. El reloj de pulsera:  La reina Isabel I fue de las primeras en poseer un reloj adherido a su brazo pero fue hasta el tiempo de guerra que se hizo tan común, se utilizaban para sincronizar la hora de los bombardeos. Así, los fabricantes desarrollaron relojes que dejaran las manos libres a las tropas en el candor de la batalla.
 
La empresa que hacía los relojes en Inglaterra anotó en su informe anual que uno de cada cuatro soldados utilizaban reloj de pulsera y los otros tres querían tenerlo lo antes posible.
 
2. Salchichas vegetarianas: Konrad Adenauer, el primer canciller de la República Federal Alemana, fue el creador. Su idea surgió cuando Adenauer era alcalde de Colonia y un bloqueo británico se impuso sobre Alemania, para entonces el hambre comenzó. Adenauer investigó maneras de sustituir los productos que faltaban, como carne.
 
Comenzó utilizando una mezcla de harina de arroz, cebada y harina de maíz para hacer pan y así sustituir al trigo. Con el pan en la mano faltaba la salchicha y la mejor opción fue la suya. Tristemente cuando quiso obtener la patente, en su país, le fue denegada porque como no tenia carne no podía llamarse salchicha. Tuvo que ir con el enemigo pues, fue el rey Jorge V quien le dio la patente de la salchicha de soja el 26 de junio de 1918.
 
3. Cremalleras: Gideon Sundback, un sueco que emigró a Estados Unidos, el que diseño la cremallera. Luego se convirtió en el diseñador jefe de la compañía Universal Fastener Company y concibió el “cierre sin anclaje”. Su diseño fue incorporado a los uniformes y botas del ejército de EE.UU. Después de la guerra empezó a usarse para la moda entre los civiles.
 
4. El acero inoxidable: El ejército británico estaba intentando encontrar un metal mejor para sus armas. El problema era que los cañones de esas armas se deformaban después de varios disparos por la fricción y el calor de las balas. Así que el metalúrgico Harry Bearley, de Sheffield, Inglaterra se puso a trabajar en el caso.acero inoxidable 
 
Según la leyenda, su hazaña se logró a partir del fracaso, después de desechar algunos de sus experimentos fallidos, los echó al montón de la chatarra. Pero al transcurrir los días notó que no se habían oxidado.
 
Y de la chatarra paso a ser utilizado en algunos de los nuevos motores aéreos. Luego se generalizó en el uso de cubertería y material quirúrgico de muchos hospitales.
 
5. Comunicación con pilotos: Al comenzar la Gran Guerra los ejércitos aún necesitaban de cables para hablar entre sí, pero estos eran a menudo cortados por la artillería o los tanques. Aunque los corredores, banderas y palomas mensajeras fueron utilizados no eran tan eficientes. Para entonces la radio estaba ya en funcionamiento pero tenía que ser desarrollada y esto sucedió durante la Primera Guerra Mundial.
 
Primero se intento con teléfonos pero el ruido los convirtió en una mala opción. La solución fue un casco al que se le instalaron auriculares y un micrófono, este bloqueaba la mayoría del ruido.
 
Fuente: No sabes nada.