¿Sabes que mirar algunas fotos aumenta tu productividad?

Un estudio realizado en la Universidad de Hiroshima, en Japón, en el cual participaron 3 grupos de estudiantes, ofrece resultados que ayudan a aumentar tu productividad laboral. Aquí ofrecemos detalles. 


¿Por qué está costando tanto controlar la propagación del ébola?

El peor de los brotes que precedieron al actual ocurrió en la República Democrática del Congo en 1976. En esa ocasión perdieron la vida 280 individuos. Pero este último, que se inició en Liberia, Guinea y Sierra Leona, ha sido comparado en gravedad por importantes expertos con la emergencia sanitaria declarada por el VIH/sida. Aquí te explicamos por qué.

¿Sabes lo que ocurre con la inteligencia de los fans del reggaetón? 

Un estudio ha establecido una relación directa entre los gustos musicales y la inteligencia de los adolescentes. Aquí te ofrecemos los detalles.


¿Has visto extrañas manchas flotando en tu ojo?


Diez prohibiciones insólitas
 
Desde no poder masticar chicle a menos que tengas una licencia médica, hasta no poder usar tu smartphone por ser considerado un aparato inmoral. Aquí te explicamos algunas de las insólitas restricciones que imponen los gobiernos de diferentes países.
 
 
 
 
 

¿De dónde procede la expresión "las paredes oyen"?
 
Esta frase, empleada cuando alguien revela secretos en voz alta o para aconsejar prudencia y discrecióna la hora de hacer comentarios, nació, al parecer, en Francia durante la persecución de los hugonotes que culminaría con la terrible matanza en la Noche de San Bartolomé, el 24 de agosto de 1572 en París.
 
Según los cronistas, la reina Catalina de Médici, movida por la desconfianza, hizo instalar secretamente una vasta red de conductos acústicos en las paredes de palacio que permitieran oír lo que se hablaba en las distintas estancias, y así poder averiguar quiénes conspiraban contra ella o urdían conjuras que hicieran peligrar los intereses reales.
 
Sin embargo, y como no podía ser de otra manera, en cuanto se descubrió el ardid, entre los miembros de la corte y la servidumbre corrió la voz de que las paredes tenían oídos. Y de este modo, con el tiempo, la expresión pasó a convertirse en proverbio.
 
Fuente: Muy Interesante.