¿Sabes que mirar algunas fotos aumenta tu productividad?

Un estudio realizado en la Universidad de Hiroshima, en Japón, en el cual participaron 3 grupos de estudiantes, ofrece resultados que ayudan a aumentar tu productividad laboral. Aquí ofrecemos detalles. 


¿Por qué está costando tanto controlar la propagación del ébola?

El peor de los brotes que precedieron al actual ocurrió en la República Democrática del Congo en 1976. En esa ocasión perdieron la vida 280 individuos. Pero este último, que se inició en Liberia, Guinea y Sierra Leona, ha sido comparado en gravedad por importantes expertos con la emergencia sanitaria declarada por el VIH/sida. Aquí te explicamos por qué.

¿Sabes lo que ocurre con la inteligencia de los fans del reggaetón? 

Un estudio ha establecido una relación directa entre los gustos musicales y la inteligencia de los adolescentes. Aquí te ofrecemos los detalles.


¿Has visto extrañas manchas flotando en tu ojo?


Diez prohibiciones insólitas
 
Desde no poder masticar chicle a menos que tengas una licencia médica, hasta no poder usar tu smartphone por ser considerado un aparato inmoral. Aquí te explicamos algunas de las insólitas restricciones que imponen los gobiernos de diferentes países.
 
 
 
 
 

¿Existe el enigmático sexto sentido?
 
¿A qué nos referimos cuando hablamos de un sexto sentido? La conmovedora experiencia de ver y sentir la presencia de personas que han perdido su condición física o la espeluznante capacidad de presentir hechos futuros con una capacidad profética inexplicable es una especie de poder sobrenatural que nadie puede poseer, según la ciencia.
 
El sexto sentido no existe
 
Al menos así lo asegura un grupo de científicos de la Universidad de Melbourne, a cargo del Dr. Piers Howe, quien afirma que la manifestación de un sexto sentido no es posible en el mundo real. ¿Cómo lo demostraron?
 
El mismo Howe aclaró que el estudio surgió a partir de que una de sus alumnas le dijo que tenía un sexto sentido. Para realizar el estudio se fue mostrando a 48 personas diferentes, distintos pares de fotografías de una mujer. La “trampa” en dichas fotografías estaba en que en una de ellas, la mujer presentaba leves cambios, es decir, con un peinado diferente o con alguna variación en el contexto de la foto. La prueba consistió en mostrar las fotografías a las 48 personas durante 1,5 segundos con 1 segundo de descanso entre ellas.
 
Posteriormente a la exposición, los investigadores preguntaron a los colaboradores si habían notado algún cambio entre las fotografías, otorgándoles 9 posibilidades para que señalen los que habían identificado. Las conclusiones mostraron que los participantes habían percibido un cambio, pero no podían expresarlo con palabras.
 
Los cambios que mostraron las fotografías fueron pensados de tal manera que el cerebro tenga la suficiente información como para saber que había algo distinto, pero no poder identificarlo. La sola identificación de las modificaciones hicieron que algunos participantes piensen que tenían una especie de “sexto sentido”, algo que los expertos se encargaron de desmentir.
 
Howe afirmó que los observadores estaban procesando la información que recogían inconscientemente, y que el proceso se asemeja al que ocurre con la observación de una pintura abstracta, que no representa nada que se pueda etiquetar.
 
Sólo información subconsciente que no se puede verbalizar
 
La argumentación a esta afirmación, para algunos, desesperanzadora, está en el hecho de que, desde el punto de vista científico, lo único que se reconoce es la poderosa acción de los sentidos más convencionales, de los que venimos dotados por naturaleza, como por ejemplo, la vista.
 
Los expertos afirma que las personas pueden detectar con gran fiabilidad un cambio de entorno, aun sin poder describir con precisión cuáles son las características de ese cambio. Esta capacidad sensorial casi instintiva es atribuida a los sentidos naturales, pero no a un posible sexto sentido. 
 
El profesor Howe manifestó que su investigación es la primera que mostró que la gente puede percibir información que no puede verbalizar, y reconoció que aquellos que creen en un sexto sentido quizá necesiten pruebas más convincentes para que dicha creencia ceda paso al análisis racional.
 
Fuente: Batanga.